Parece que fue ayer cuando empecé a sacarme el carné de moto y, ¡ya soy oficialmente motera! La verdad es que ha sido una experiencia única e inolvidable, maravillosa y muy, muy divertida. Pero conozco a mucha gente que el A2 no lo pueden digerir y se les queda clavado en la garganta (toma ya, qué gráfica soy). Por eso traigo la “(Puta) Guía definitiva para sacarse el A2”.

Quiero sacarme el A2, ¿por dónde empiezo?

Buena pregunta. Lo más importante es encontrar una autoescuela, aunque muchos se preguntan si pueden conseguirlo por libre. La respuesta es: no. El teórico puedes ir por tu cuenta, pero para los dos exámenes prácticos es imposible. Mi recomendación es buscar una buena autoescuela y para ello, aquí te dejo unas condiciones que deben cumplir:

  • Profesionalidad. Ante todo y sobre todo. De nada sirve ahorrarnos unos euros si después encontramos una autoescuela de mierda (con perdón), donde el profesor ni se preocupa por ti ni te motiva. Cuando hacía prácticas presencié en varias ocasiones como los profesores dejaban tirados a sus alumnos porque no se acordaban de la cita. Eso es una gran falta de profesionalidad y de respeto. Por lo tanto, busca la autoescuela perfecta en tu ciudad.
  • Diversión. Lo más importante es el buen rollo que puedes tener con tu profesor. Vas a pasar muchas horas con él o ella, así que infórmate si tu profe es un idiota o si es el mejor del mundo. Puedes mirar opiniones en Facebook sobre la autoescuela o en Internet.
  • Precio. Aunque más o menos todas las autoescuelas tienen el mismo precio, debes tener presente este factor en tu decisión. Aunque, por favor, no dejes que sea el factor más importante. Sacarse el A2 es relativamente caro ya que necesitas prácticas y pagar las tasas de 3 exámenes (teórico, pistas y circulación). Las prácticas de circulación tienen un precio más elevado ya que tienen que hacerte un seguro y movilizar el coche y la moto. En general, la gente suele hacer pocas prácticas por el precio y acaba pagando más para renovar papeles. Así que, ten presente el factor económico pero que no sea vital.
  • El/la profesor/a. Es muy importante informarte de tu futuro profesor. Cuando fui a hacer prácticas de pistas, muchos profesores no daban consejos a sus alumnos, les hablaban mal o simplemente se ponían con el móvil pasando de todo. Evita eso. Estás pagando para que un docente te enseñe. Otro factor muy importante es preguntar si tu futuro profesor lleva moto habitualmente. Si es motero notarás que es una persona que disfruta, que conoce cómo funciona la máquina y sobre todo que sabe manejar tu frustración. Mi profesor Ezequiel de la Autoescuela l’Asfalt es piloto profesional y se nota que disfruta de su trabajo y sobre todo que sabe manejar la motivación y la presión para que el alumno apruebe y disfrute del carné.
  • La moto. Algo que influye en tu formación es la moto con la que tengas que hacer prácticas. Para el circuito cerrado o pistas, una moto mayor de 500cc es un error. Son muy pesadas, muy grandes y para hacer la parte lenta es muy jodido. Las mejores sin duda son las 250cc como la Honda CB 250 (para mí, la mejor) o la Yamaha YBR 250. Llegas bien al suelo, son manejables y puedes moverte con ellas casi por inercia.
    *A tener presente: A partir del 2018 las autoescuelas estarán obligadas a hacer prácticas únicamente con motos de cilindrada mínima de 500cc. Así que si puedes sacarte antes el carnet, ¡mejor!

¡Vamos a por ello! El examen teórico

Es la parte más aburrida de todas, aunque por otro lado, puedes empezar tus prácticas de pista o circuito cerrado a la vez que estás preparándote para el examen teórico. ¡De esa forma se hace menos pesado! Eso sí, no podrás subir a examen de pistas hasta que no tengas el teórico aprobado.

El examen teórico son 20 preguntas tipo test y se aprueba con un máximo de 2 errores. Básicamente se trata de hacer y rehacer los test que la misma autoescuela te proporcionará. Es muy sencillo y seguro que no tendrás problemas en superar esta prueba, sobre todo cuando existen varias preguntas que siempre se repiten:

  • La diferencia entre el A, A2 y A1.
  • La velocidad máxima para cada vía (urbana a 50km/h, carreteras fuera de poblado con arcén sin pavimentar o menos a 1,50 metros a 90km/h, carreteras fuera de poblado con arcén pavimentado de 1,50m o más a 100km/h, autopista y autovía a 120km/h).
  • La distribución de los mandos de la moto. El embrague se encuentra en en manillar a mano izquierda, la palanca de cambios se acciona con el pie izquierdo, el gas y el freno delantero se controlan con la mano derecha y están en el manillar y finalmente, el freno trasero se acciona con el pie derecho.
  • Cuándo debemos llevar la motocicleta a la ITV y qué pasa cuando el resultado es favorable, desfavorable (el vehículo no puede circular excepto para su traslado al taller y arreglar los desperfectos) o negativo (el traslado al taller se realizará por medios ajenos al vehículo).
  • La distribución del equipaje en la moto (el mayor peso encima del depósito y las maletas con un peso bien distribuido y equilibrado) y la anchura máxima que puede sobresalir el equipaje (Motos con anchura inferior a 1m = No debe sobresalir más de 0,50m a cada lado del eje. Motos con anchura superior a 1m = No debe sobresalir más de 0,25m a cada lado del eje).
  • Las señales de tráfico
  • Algunos (pocos) conceptos de mecánica que al final terminas memorizando.

Estos son los conceptos que más se repiten y que acabas aprendiendo de memoria. Los test es cuestión de práctica y repetición. Cuando empieces a realizar una media de 0,1 o 2 fallos ¡ya puedes subir a examen!

El examen de circuito cerrado o pistas

Bienvenido al infierno de la mayoría de futuros moteros. Esto es lo más jodido del A2 y lo más aburrido, ¡pero te servirá para el manejo de la moto! Mucha gente lo que hace es ahorrarse un dinerillo en las prácticas y sube al examen sin estar seguros. Por eso te recomiendo que más vale gastarse un poquito más de dinero en esta fase antes que renovar papeles una y otra vez. Además que adquirirás una experiencia y un manejo de la moto que en circulación te irá muy, muy bien. Así que, mi consejo es, que no escatimes mucho en gastos y acabarás ahorrando, al menos, el renovar papeleo (y en tiempo).

Imagen de previsualización de YouTube

Las pistas tienen tres fases: el cubo, el circuito lento y el rápido.

  • El cubo. Es la primera fase y la más sencilla. Se trata de empujar la moto, sin estar subido en ella, por el interior de una L marcada con líneas blancas. ¿Para qué te servirá? Simplemente para cuando tengas que aparcar la moto en zonas urbanas y necesites sacarla sin causar una catástrofe. La prueba estará suspendida si pisas cualquier línea blanca con la moto, por lo tanto, tú puedes salir lo que haga falta. ¡Ah! Y también puedes maniobrar tanto como gustes. Así que relax, que está hecho 😉
    • ¿Cuál es el truco? –> El truco para esta parte es muy fácil. Simplemente tienes que entrar en la L y girar el manillar hacia la derecha. A partir de ahí se trata de empujar poco a poco la moto hacia atrás hasta entrar en la otra parte de la L. ¡Listo! Otro aspecto a tener en cuenta es la verticalidad de la moto. Siempre tiene que estar vertical, ya que a la mínima que venza la moto se caerá y no habrás superado la fase.

elcubo2

  • El circuito lento. Ya entramos en materia, querido/a. Esta es la pieza clave de todos los rompecabezas del A2. Seguro que muchos ya te han dicho lo difícil que es superar las paralelas, o el slalom, o en general esta parte. ¡No te preocupes! No es en absoluto difícil aprobar pero sí que deberás hacer varias prácticas hasta tenerlo memorizado. Acabarás teniendo tus truquitos, tus maniobras clave y lo conseguirás hacer una y otra y otra vez bien. Aquí te dejo los trucos que a mí me funcionaron pero, ¡ojo!, tienes que encontrar los tuyos propios.
    • Las paralelas. La clave está en darle un golpecito de gas y pasar las paralelas lo más “rápido” posible (dentro de las posibilidades, claro). Frenar siempre estás a tiempo, pero si vas lento el equilibrio es mucho más difícil y por lo tanto, es más probable que acabes pisando las paralelas. Otro truco es la mirada. JAMÁS mires el manillar ni la rueda delantera. Siempre debes mirar al horizonte. A mí me funcionó genial mirar la base del primer palo del slalom. Recuerda: golpe de gas y mirada fija. ¡Lo conseguirás!
    • El slalom. Otro rompecabezas para muchos/as. Es más sencillo de lo que parece, pero también tiene sus truquitos. La clave está en entrar bien abierto con el primer palo, así que nos tiraremos bastante a la derecha para empezar el slalom. Siempre hay que ir por medio de los dos palos, de ese modo, no nos quedaremos sin espacio para maniobrar. El cuerpo hay que tirarlo un poco hacia delante y evitar tensiones, ya que eso hará que no podamos girar el manillar a tope a la derecha o a la izquierda. Mientras lo estés haciendo recuerda: “A tope, a tope, a tope a la derecha”, “A tope, a tope, a tope a la izquierda”. Eso es lo que me repetía mi profe una y otra vez y en el examen ¡lo tuve muy presente!. Aunque lo más importante es jugar con el embrague y olvidarnos del gas. No hace falta darle golpes de gas para superar esta prueba. Simplemente utilizando el embrague lo pasaremos. ¿Cómo utilizar el embrague? Una vez tienes la primera marcha puesta, la moto “va sola”. Cuando soltamos el embrague la moto tomará impulso y avanzará, cuando lo apretamos de nuevo, la moto seguirá a la velocidad que teníamos. Se trata de soltar embrague (poco a poco, sino se calará) a medida que nos quedamos sin velocidad, y de volver a apretarlo cuando tengamos la deseada. Apretar, soltar, apretar, soltar… ¡ya es tuyo! Recuerda: posición relajada, mirar el punto medio entre los dos palos, girar el manillar a tope y juego de embrague. ¡Vamos que casi lo tenemos!
    • La frenada de emergencia. Aquí se trata de ser muy teatreros. Pueden suspender (de hecho, yo he visto y sabido de gente que la suspendían por eso) por ser muy suaves. Una vez que sales del slalom debes darle gas a fondo, poner segunda, soltar embrague y hacer la frenada de tu vida. Incluso yo recomendaría que seas exagerado en la frenada y hundas la horquilla de la moto. El acelerón y la frenada de emergencia son los puntos claves. Recuerda: gas a fondo y exageración.

circuito lento a2 carnet de moto

  • El circuito rápido. Si has llegado hasta aquí, ¡respira! Lo más jodido del examen ya lo has pasado. Eso siempre debemos tenerlo en cuenta, así podrás relajarte al pasar esta última prueba, evitando aumentar la presión. Este circuito se debe hacer en un tiempo inferior a 25 segundos. Es totalmente factible, pero seguramente al principio hagas tiempos de 30-40 segundos. No te preocupes que bajarás a 26-27 segundos fácilmente. A partir de ahí, deberás trabajar tu confianza e ir apretando un poco más para poder hacerlo por debajo de 25 segundos cómodamente. Veamos las partes del circuito y cómo rebajar el tiempo en ellas:
    • Aceleración. Una de las partes más importantes de este circuito es la salida. Debes darle gas a fondo en primera y aguantar el máximo que puedas con esta marcha. ¿Por qué? Porque la primera marcha es la que más fuerza tiene y eso ayudará a la moto a adquirir velocidad y raspar tiempo. Un poco antes de llegar al slalom, debes embragar y poner segunda. Si llegas un poco pasado de vueltas al primer cono, no te preocupes, toca ligeramente el freno trasero y ayudarás a encontrar la velocidad exacta. Recuerda: gas a fondo (como si te estuviesen persiguiendo), aguanta primera y pon segunda cuando te acerques a los conos del slalom.
    • Slalom. En esta parte lo más importante es la mirada. Debes tener muy claro dónde quieres ir y dirigir la mirada allí. La moto se pilota con la mirada y es fundamental tenerlo presente SIEMPRE. Mira entre los conos y relaja tu cuerpo. Aquí debes tener confianza en ti y en la moto. Y sobre todo, no tocar nunca freno delantero (sino, te irás al suelo). La velocidad es importante ya que si lo haces muy rápido puede que pierdas estabilidad en la moto y si lo haces muy lento, perderás tiempo. El truco está en entrar un poquito frenados e ir aumentando la velocidad a medida que nos vayamos viendo cómodos. Darle un toquecito de gas de tanto en tanto te ayudará a conseguir el tiempo. Recuerda: nunca freno delantero y baila con la moto entre los conos.
    • Cambio de sentido (curva). Es una curva sumamente jodida ya que es muy cerrada. Lo más importante de la curva vuelve a ser la mirada: donde mires irá la moto. Es fundamental que lo aprendas y lo interiorices, ya que en circulación (y en tu nueva vida de motero que está por llegar) aplicarás este concepto. En las curvas siempre se debe mirar al final de la curva, el punto de fuga o de salida. Esta parte es la más complicada ya que tendemos a hacerla muy lenta y a perder tiempo. Si haces bien la curva, el examen es tuyo. La clave es abrirse mucho y hacer una curva muy redonda, evitando tocar freno delantero (porque te irás al suelo, por experiencia). Es importante que una vez estés saliendo de la curva, le des gas a fondo para conseguir raspar más tiempo. ¡Ya casi lo tienes!. Recuerda: dirige la mirada al punto de salida de la curva, ábrete mucho y no toques freno delantero.
    • Las chinchetas. Una vez que sales de la curva hasta que llegas a la zona de detención, está prohibido tocar cualquier freno. Sino, suspendido. Así que dale gas a fondo y consigue una velocidad que te haga superar las chinchetas con rapidez. Es lo más fácil del examen, ¡vamos! El truco es mover la moto con el cuerpo, otro concepto que deberás tenerlo presente en tu vida como motero. Inclinar la moto ligeramente hacia un lado u otro y hacer fuerza con el cuerpo para poder superar las chinchetas con facilidad. Aquí se pone a prueba algo que se llama “contramanillar”, pero no te obsesiones con eso. Haz lo que tu instinto te diga y lo superarás. Créeme. Recuerda: acompaña el movimiento con tu cuerpo y no toques ningún freno.
    • La zona de frenada de emergencia. ¡Ya estamos en el final! Aunque es importante no salirse de la zona de detención ya que sino estarás suspendido. Así que empieza a frenar con antelación y detén la moto utilizando freno trasero y delantero a la vez. No está de más ser un poco teatrero en esta zona, ya que se quedarán con que has hecho una súper frenada de la muerte y ¡no se te ha ido la moto! Recuerda: frenar con el trasero y delantero y teatralidad. ¡Ya es tuyo!

circuito rápido A2 carnet de moto

Consejos para el examen de pista o circuito cerrado

El examen de pistas ante todo es un examen psicológico más que de habilidad. Cuando decidas subir a examen significará que ya has superado ambos circuitos varias veces y con facilidad, que lo tienes semi-memorizado y conoces cómo funciona la moto. Te verás cómodo en ella y estarás hiper-aburrido de realizar una y otra vez el slalom y las chinchetas. Ya has decidido el día que subirás a examen y estás muerto de nervios. Vale, relax. Te contaré la experiencia que tuve al respecto 🙂 En mi caso nunca antes había llevado moto (jamás). Mis primeras prácticas fueron horribles, me caí varias veces y no me veía en absoluto superando la prueba. Pero la superé y me saqué todo el A2 a la primera. Es posible, ¡claro que sí! Si yo lo conseguí, ¿por qué tú no? Tras hablar con mucha gente y leer muchos foros, había asumido que era imposible sacarse el circuito cerrado a la primera. La gente suspendía dos, tres e incluso cinco veces. Hasta que comprendí que este examen no es de habilidad, es de psicología. Utilicé unas técnicas que me ayudaron a conseguir pasar la prueba sin problema.

  • Relájate. Es lo más importante y tu objetivo principal. Relajarte. En mi caso, la valeriana me hace bastante efecto así que me tomé una infusión por la noche y otra la misma mañana del examen. No quiero decir que sea el truco definitivo, pero sí que ayuda en cierto modo.
  • Conciénciate. Es imprescindible que te repitas a ti mismo/a que lo vas a conseguir. Cada vez que te vayas a dormir, imagínate superando el examen con éxito y sin dificultades. Imagina las sensaciones que tienes antes, los nervios y después la satisfacción y el orgullo que sentirás. Esto es un truco genial para trabajar la mente y entrenarla para el gran día. A través de imágenes positivas y de crear esos sentimientos en ti, conseguirás que el día del examen ya hayas pasado por eso muchas veces. Y todas las superaste. Así que, ¿por qué esta vez iba a ser diferente?
  • Optimismo. Siempre, ¡y que no se pierda nunca! Debes repetirte día y noche que lo vas a conseguir, que eres capaz de hacerlo y que si no lo superas, no es el fin del mundo. La mayoría de personas suspenden por nervios, no porque no sepan hacerlo. Así que deja las tonterías en casa y llénate de buenas energías y de optimismo. ¡Lo vas a hacer!
  • El día del examen. Ese día intenta evitar los típicos corrillos de gente chismosa que está súper nerviosa y que no paran de transmitir ansiedad y malas energías. Puedes aislarte y escuchar canciones que te motiven o hablar con los profesores de la autoescuela que te tranquilizarán y te darán ánimos. También puedes ver el circuito y reproducir en tu mente cómo lo harías. La cuestión es evitar a la gente que está muerta de miedo y que empieza a hablar de cuántas veces han subido a examen y han cateado. Una vez que empieces el examen, respira (sobre todo) y mantén la cabeza fría. Como es algo que ya has imaginado mil veces, tu mente sabrá qué hacer. Así que confía en ti y en tu cabecita. Y… ¡a por ello!
carnet a2 superado
¡Justamente después de aprobar el examen de pistas! Felicidad pura 🙂

El examen de circulación

Imagen de previsualización de YouTube

¡Yuju! Has llegado hasta aquí, eres una genialidad de las motos 🙂 ¡Ahora queda lo más fácil! La circulación se disfruta muchísimo y es cuando realmente te enamoras definitivamente de la moto. Es normal que al principio estés nervioso pero no te preocupes porque todo sale de maravilla y suele ser inolvidable. En circulación no necesitas muchas prácticas, aunque eso depende de lo bien que se te dé llevar moto o de la experiencia previa que tengas. A veces es mejor no haber llevado moto antes ya que los vicios que se cogen con el tiempo suelen ir en contra de la persona el día del examen. Estas son las claves que debes tener siempre presente en el examen:

  • IMPORTANTE: No tienes prisa. Si puedes raspar tiempo, mejor. Así que detente, haz los stops bien y no te pases ni un semáforo en ambar.
  • Dejar una gran distancia con el vehículo que circula delante. La perspectiva desde la moto y desde el coche donde va el examinador cambia (y mucho). Crees que estás dejando la distancia debida y el examinador lo único que ve es que estás muy pegado al de delante. Así que deja el doble de la distancia que tu sentido común te dicte. E incluso en los semáforos y stops.
  • Stop. Un stop es un stop y siempre se debe poner primera, detener la moto, bajar los dos pies, esperar un par de segundos y seguir circulando. Si no tienes visibilidad, puedes hacer una segunda detención. Otro aspecto importante es posicionar la moto hacia donde quieres ir, es decir, si quieres girar a la derecha dejar la moto encaminada a la derecha. Esto es algo que si llevas coche no sueles hacer, pero en moto te salva de muchas maniobras y croquetas, créeme.
  • Máxima velocidad. Dentro de poblado, no es necesario, pero si te llevan por autopista debes ir a 120km/h. Si vas por carretera convencional debes ir a 90km/h o a 100km/h (depende de la zona). Siempre a la máxima velocidad de la vía. Eso es una muestra de que sabes llevar la moto y de que te defiendes con ella.
  • Estar seguros. Creo que es la clave. Mostrar seguridad es algo que te salvará de muchas maniobras chapuceras sin que el examinador se dé (mucha) cuenta. Detener la moto y poner los pies, poner primera y que la moto circule con elegancia, no ser brusco ni demasiado suave y sobre todo, evitar ser un estorbo para los coches. Dentro de la seguridad también se engloba el no repetir cada dos por tres lo que el examinador te diga por el intercomunicador. Y recuerda: si el examinador no te dice nada significa que sigas recto. Siempre. Si te equivocas y no sales en la salida que te ha dicho, olvídate y sal a la próxima. Es mejor pasarse una indicación que hacer una maniobra cutre.
  • Señaliza. Los intermitentes existen aunque en este país parezca que no vengan de fábrica. Utilízalos para señalizar la salida o la entrada a cualquier vía, para los adelantamientos e incluso dentro de la rotonda. Toda señalización es buena para evitar cualquier accidente en el examen y en el futuro.
  • Busca siempre la derecha. Grábalo en tu cabecita: el carril derecho es tu imán. Debes buscarlo siempre y hacer todo lo posible para llegar a él, excepto dentro de ciudad o poblado.

Donde más suspende la gente es en los stops, porque la mayoría los hacen mal. También hay “idas de olla” como meterse en contra dirección, pisar una línea continua, pasarse un semáforo en ambar o rojo, hacer la croqueta, no detenerse en un paso de peatones, etc.

Mi experiencia

En mi caso, me tocó un examinador tocapelotas y muy estúpido. No me saludó ni se despidió de mí cuando le dije adiós. Vamos, bellísima persona, ¿verdad? A parte de que no hablaba ni indicaba nada. Se quedaba callado todo el trayecto. Recuerdo equivocarme un par de veces ya que las indicaciones las daba en el último momento. Intentaba no repetirle y siempre asentía cuando le escuchaba por el intercomunicador. Estuve más de 40 minutos dando vueltas con la moto. Me llevó dos veces por autopista, por polígonos industriales, por dos ciudades distintas y por carretera nacional, hasta que el señor le salió de los huevos que detuviese la moto. Sin embargo, el chico que se examinaba después estuvo sólo 10 minutos. Que un examen dure más que otro no significa que se haya hecho mejor ni peor, simplemente que te quieren tocar los huevos. Pero, ¿sabes?, ¡no lo consiguen! Disfruté como nunca de la moto, de la brisa, de los polígonos y de cada maniobra. Me olvidé que había un coche detrás de mí y conecté con esa máquina que llevaba entre mis piernas (qué porno suena eso). Y finalmente, ¡aprobada!

12109116_488720891289121_2969914265972193116_n

En definitiva…

Disfruta de esta maravillosa experiencia que es aprender a pilotar una moto. Es una mezcla de sentimientos únicos que te ayudarán a conectar con esa máquina de dos ruedas y con la carretera. Conseguir ese sentimiento y esas sensaciones es algo por lo que debes luchar, así que, ¡ánimo con ese carnet de moto!

Una vez tengas tu querido A2 seguirás aprendiendo cada día de tu vida como motero. Por lo que aprovecho y te dejo aquí una guía que me ha ido genial en mi época como novata. Se trata del “Manual del Dr Infierno”, un crack de las motos que lleva más de 30 años pilotando. Si entras en su web podrás descargarlo en formato pdf.

Déjanos un comentario en la web o en Facebook con tus dudas o tu experiencia con el carné de moto o el A2. ¡Será un placer leerte!

Nos vemos en la carretera. ¡Gas!

Gracias a la Autoescuela l’Asfalt por esta magnífica experiencia. Sin vosotros no hubiese sido lo mismo. Habéis hecho que me enamore de pilotar una moto. 

0